Además, las administraciones deberán presentar antes del 15 de marzo la información de sus facturas pendientes.

  • Estas medidas representan la base para poner al día las cuentas de las administraciones y el paso previo para garantizar el cobro de las deudas.
  • Con esta reforma, las administraciones tendrán que someterse a un plan de viabilidad y cumplir el plan de estabilidad presupuestaria.
  • El fin es que todas las administraciones presenten equilibrio o superávit.

El objetivo es que las administraciones no se conviertan en los mayores deudores de las empresas privadas:

  • Las deudas de las administraciones con sus proveedores se calcula que ascienden a entre 30.000 y 50.000 millones de euros.
  • Las pymes y los autónomos son los grandes afectados por esta situación.
  • Con esta reforma se ponen las bases para que se reactive el crecimiento económico y el desarrollo de los emprendedores.

La reforma financiera incluye una línea ICO para que las administraciones puedan hacer frente a sus deudas:

  • A principios de mes, el Gobierno aprobó una dotación de 10 mil millones de euros a esta línea, ampliable hasta 15 mil millones.
  • Esta medida suponía el primer paso para paliar la morosidad y los aplazamientos en el pago de la deuda con proveedores.