04/11/2008

Desde el Grupo Municipal Popular nos vemos obligados a denunciar el ocultismo, una vez más, de Andrés Ripoll y su equipo de gobierno. En esta ocasión, se ha ocultado la liquidación del presupuesto de su primer año de gobierno desde junio de este año hasta este último pleno. Hay que tener en cuenta que la ley obliga a presentar tal liquidación del presupuesto antes del día 1 de marzo, sin embargo el equipo de gobierno la ha ocultado hasta finales de octubre, a pesar de tenerla ya preparada desde junio. De hecho, y lo que es más grave, no se habrían hecho públicos si no hubiera se hubiera solicitado la lectura del decreto en el ha liquidado el presupuesto desde el Partido Popular.

La razón de este ocultismo es la vergüenza que sienten ante el caos económico en el que están sumiendo al Ayuntamiento de Altea. Los resultados económicos son muy alarmantes:

–                           Por una parte, el remanente negativo de tesorería lo han aumentado en casi 3 millones, pasando de 10.770.000 euros (casi once millones como todos recordarán por haberlo repetido el concejal de hacienda hasta la saciedad), a más de 13.500.000. De manera que en un solo año de gobierno han aumentado en casi 3 millones de euros el remanente negativo de tesorería.

–                           Por otra parte, la liquidación del presupuesto del último ejercicio en el que gobernaba el Partido Popular arrojó un resultado presupuestario positivo de 6.821.215,73. Sin embargo, el resultado presupuestario del primer año socialista en el poder arroja un resultado negativo de 8.937.226,58 €. Es decir, más de 15 millones menos.

Estos resultados, fruto de la caótica gestión económica que esta llevando a cabo el equipo de gobierno socialista, se deben al despilfarro de este equipo de gobierno en gastos superfluos como el aumento de sus propios sueldos, el pago de sus teléfonos móviles a costa de las arcas municipales o la contratación de personal de forma injustificada.

En cualquier caso este resultado era de esperar, y es más, no va a mejorar con la liquidación del ejercicio 2008, pues en una época de crisis económica es totalmente contradictorio hacer un aumento desmesurado del gasto corriente en un 9,81%.

Esta nefasta gestión económica ha provocado que, después de todas las críticas de Eloy Hidalgo, concejal delegado de hacienda, contra el anterior equipo de gobierno por haber dejado el Ayuntamiento con un remanente negativo de tesorería de 10 millones de euros, Andrés Ripoll y su equipo hayan aumentado, en un solo año de gobierno, esta cantidad en casi tres millones. Pasando a tener el Ayuntamiento de Altea un remanente negativo de tesorería de más de 13.500.000 €.

 

Vanesa Romero Muñoz

Concejal Grupo Municipal Popular

Ayto. Altea