El Grupo Municipal Popular a través de su Portavoz, Pedro Barber, pide al Equipo de Gobierno que retrasen hasta después de las fiestas patronales de septiembre el inicio de las obras de remodelación de las calles Garganes y Raspall, con el objetivo de evitar el colapso que van a producir estas obras de una de las principales arterias comerciales del municipio.

Pedro Barber ha explicado que se trata de unas obras que el PP en la pasada legislatura consideraba esenciales y enmarcó en la segunda fase del Plan de Acción Comercial, a ejecutar tras la remodelación de la Avenida Jaume I, financiada también por la Diputación Provincial de Alicante. Dos fases a las que iba a seguir una tercera que consistía en la remodelación de la Plaça Esports, a cuya obra ha renunciado la Conselleria.

“Como ha indicado el propio Alcalde, Jaume Llinares, la intervención mejorará este punto neurálgico de acceso al centro del Pueblo”, ha declarado el edil del PP; quien ha añadido, que “por tratarse de un punto neurálgico en el que confluyen varias calles principales del municipio con tránsito denso y dado que el periodo de ejecución es de tres meses, desde el Grupo Municipal Popular pensamos que se deberían posponer a después del verano y no perjudicar así a los comerciantes de la zona y a los vecinos que residen en la misma y ven duplicado el tráfico durante los meses estivales”.

El Portavoz Popular ha recordado los inconvenientes que tiene el acometer obras en la vía pública en los meses de mayor afluencia, como se pudo ver ya vísperas de Navidad cuando el Equipo de Gobierno decidió tapar baches en la propia calle Garganes y se dieron numerosas quejas de comercios de la zona.