Captura Paseo

El pasado martes los restaurantes del Paseo del Mediterráneo se vieron sorprendidos por la visita de un miembro de la Policía Local, quién les amenazó con quitarles la licencia de apertura si no retiraban las mesas, sillas y sombrillas de la terraza; además de anunciarles que el Ayuntamiento les confiscaría el mobiliario si no lo retiraban voluntariamente y de inmediato. Una práctica más propia del sheriff del Oeste que de un Estado democrático, ha declarado el Portavoz popular, Pedro Barber.

“Alarmados, los restauradores se pusieron en contacto con el jefe de la Policía Local, quién negó haber recibido orden alguna desde la concejalía y declaró no saber nada del tema. Según manifestaciones de los afectados a nuestro grupo municipal”, ha explicado Pedro Barber.

“El miércoles se personaron en el Ayuntamiento más de 30 hosteleros para pedir explicaciones al Concejal de Área sin que, tras una hora, les recibiese”; ha añadido Barber.

El Portavoz del Grupo Municipal Popular ha comunicado que “desde mi grupo manifestamos la gravedad de los hechos. Se ha actuado saltándose cualquier procedimiento administrativo y con formas propias de un estado dictatorial en vez de seguir las formas de un estado de derecho”.

El edil del PP ha anunciado que mañana viernes, en Comisión Informativa, su grupo solicitará informes a la Policía Local y al departamento de Escena Urbana para el esclarecimiento de los hechos.

Desde el PP lamentamos que tras la dureza del invierno para la hostelería, a lo que hay que sumar las obras del gas natural y las obras de Regeneración del Frente Litoral, el gobierno de Compromís, PSOE y Altea amb Trellat tenga tan poca sensibilidad y amenace a los hosteleros con arruinarles el Puente de San José y la Semana Santa, fechas en las que habitualmente se cubren pérdidas.