Dedazo, puertas giratorias, trasparencia e imparcialidad han sido las palabras que más han sonado en la Junta General de la Empresa Pública de Desarrollo Municipal

En la tarde de ayer, durante la Junta General de la EPDM, el presidente de la misma y Alcalde de Altea, Jaume Llinares, nombraba al ex edil socialista Eloy Hidalgo gerente de la Pública Municipal con los votos favorables de Compromís y PSPV-PSOE y la abstención de Altea amb Trellat, quien ha calificado el proceso de “poco objetivo y no imparcial”, aunque ha facilitado su contratación, ya que con su voto en contra sumado a los del PP y CIPAL se hubiera evitado este dedazo.

Ayer se consumaba el primer acto del “Pacto de los Reyes Magos”, por el que Compromís y PSOE se repartirán 150.000€ anuales entre el sueldo del nuevo Gerente de la EPDM, Eloy Hidalgo y el alquiler de una nave en Cap Blanc, propiedad del ex edil de Compromís, Toni Ripoll.

“El proceso de selección ha sido un engaño para los que se han presentado y han creído en las palabras de la Portavoz de Compromís y responsable de la EPDM, Inma Orozco, cuando en la radio decía que iba a ser un proceso de selección público, transparente y con igualdad de oportunidades para todos los aspirantes. Se han burlado de los alteanos y alteanas”, ha declarado el Portavoz del Grupo Municipal Popular, Pedro Barber.

“Este ha sido un claro ejemplo de puertas giratorias. El que hace seis meses era Portavoz del Grupo Municipal Socialista y Consejero de la EPDM va a pasar a cobrar más de 6.000€ mensuales de los impuestos de todos los alteanos, sin más experiencia laboral que haber sido concejal”, ha indicado el portavoz popular.

Tal ha sido la chapuza del proceso que el edil popular Miguel Ortiz anunciaba en su última intervención que el Grupo Munipal Popular va a impugnar la Junta General y la contratación de Eloy Hidalgo como Gerente de la Empresa Pública.