1818_m

Las obras del Frente Litoral son ya una realidad. Mientras la semana pasada comenzó la instalación del vallado en la zona de ‘El Charco’, este mismo lunes iniciaron su trabajo las retro excavadoras. De hecho, durante la mañana de hoy el Alcalde de Altea, Miguel Ortiz, se ha reunido con los técnicos municipales, para coordinar una comunicación fluida y directa entre vecinos, Ayuntamiento y responsables de la obra.

Cabe recordar que la empresa que está llevando a cabo el proyecto es CYES y que las obras se han adjudicado por un montante total de 4, 4 millones de euros, con la colaboración de los fondos FEDER. El proyecto tiene un plazo de ejecución de 24 meses y fue impulsado por el Partido Popular hace más de una década.

El Frente Litoral contempla la construcción del Paseo Marítimo, desde la Plaza de Europa hasta el Río Algar, así como la sustitución de la grava de machaca de cantera por canto rodado. Asimismo, se va a generar una playa desde el río Algar hasta el Puerto, con una media de 30-40 metros de ancho, lo que supone un impulso económico para toda la primera línea de playa.

Según ha explicado Miguel Ortiz, “se trata del proyecto más reivindicado por los alteanos y, después de haber conseguido la declaración como Bien de Interés Cultural del Casco Antiguo, ahora conseguimos este segundo objetivo del Frente Litoral, que podemos considerar como el proyecto más importante de esta legislatura”.

El proyecto del Frente Litoral contempla actuaciones marítimas y terrestres, localizadas entre el espigón norte del puerto y la desembocadura del río Algar, incluyendo el Frente Litoral en el que se sitúa la laguna de El Charco.

Actuaciones marítimas:

-La laguna de ‘El Charco’ fue creada a finales de la década de 1970, mediante la construcción de un dique exterior de escollera, con el objeto de proteger el frente marítimo urbano de la acción del oleaje.

-La renovación del agua en su interior es muy baja, pese a haberse abierto cinco bocanas en el dique con la finalidad de aumentarla. De este modo, la baja calidad de sus aguas conlleva diversas consecuencias negativas, al tiempo que representan un foco de contaminación, de la misma manera que no son adecuadas para el baño, generan malos olores y dan un aspecto estético negativo para la población.

-Las obras previstas sustituirán el dique de ‘El Charco’ y sus escolleras por una playa, además de ampliar la ya existente con 40 metros de ancho y una longitud de 1,6 kilómetros, que realizará las funciones de protección costera, a la vez que generará un nuevo espacio lúdico para la fachada costera de Altea, al permitir el contacto del casco urbano con el mar.

Actuaciones terrestres:

-Se dará continuidad al Paseo Marítimo hasta la desembocadura del río Algar, unificando la estética de toda la fachada litoral, tanto en su configuración longitudinal como transversal, minimizando las barreras arquitectónicas existentes e igualando el tipo de materiales empleados y el mobiliario urbano.