Tras seis meses al frente del Ayuntamiento de Altea, desde el Partido Popular se ha hecho balance de las medidas impulsadas desde el Consistorio. Unas directrices caracterizadas por la austeridad y la reducción del gasto, con el principal objetivo de garantizar la sostenibilidad del Ayuntamiento y seguir prestando a los ciudadanos los servicios públicos necesarios. La hoja de ruta de los populares ha estado marcada principalmente por dos instrumentos: el Plan de Saneamiento y Reactivación Económica y los Presupuestos de 2012.

Ya en su discurso de investidura, el 11 de junio, el Alcalde de Altea, Miguel Ortiz, hizo hincapié en que la gestión del PP al frente del Ayuntamiento iba a estar marcada por “los principios de austeridad, transparencia, regeneración democrática y reformismo”. Miguel Ortiz también avanzó que esta nueva etapa se iba a centrar en “el trabajo incansable, el diálogo permanente y la cercanía a los verdaderos problemas de los alteanos”, con el objetivo de llevar a cabo una gestión pública y profesional.

Desde el PP ya se adelantó desde el primer día que todas las decisiones del equipo de gobierno iban a estar encaminadas, de manera prioritaria, a la reducción del gasto y al fomento y la creación de empleo. En un inicio, el gobierno municipal, conformado únicamente por los concejales del PP, comenzó a trabajar bajo las premisas de desarrollar políticas de austeridad. Como prueba de ello, la primera medida implementada por el PP, fue rebajar las nóminas de los concejales. En ese Pleno del mes de julio también se aprobó rebajar el gasto por asistencia a Comisiones Informativas, disminuir las retribuciones del Personal de Confianza y la reducción del gasto de los Secretarios de Grupo.

Ya a principios de septiembre, tras meses de conversaciones, PP y Cipal firmaron un acuerdo de gobierno para garantizar la estabilidad y la gobernabilidad del Ayuntamiento de Altea. En la presentación del acuerdo a los medios de comunicación, el Alcalde de Altea aseguró que “el acuerdo se centra en la reforma de la Administración Local, reduciendo el Ayuntamiento y haciéndolo más eficaz; la regeneración de la política municipal, para hacerla más transparente, cercana y participativa; y en la transformación del modelo territorial, apostando por un urbanismo innovador, rehabilitador y sostenible”.

Siguiendo la hoja de ruta y, una vez instaurado el pacto PP-Cipal, Miguel Ortiz daba a conocer el Plan de Saneamiento y Reactivacion Económica con una previsión a diez años y con el objetivo de garantizar la viabilidad del Consistorio y el pago de la deuda acumulada del Ayuntamiento, estimada en más de 40 millones de euros. Junto al Plan de Saneamiento, se presentó el Presupuesto de 2012, que prevé destinar 3.100.000 euros a pagar parte de lo que se debe a los proveedores alteanos. Un Presupuesto marcado por el ahorro y que ha supuesto la reducción del gasto corriente y las subvenciones en distintas áreas, manteniendo en todo momento los servicios necesarios en el municipio, sin merma en su calidad y ajustados a la realidad actual.

Ortiz manifestó que “el Ayuntamiento debe volver a liderar el progreso de Altea y no convertirse en un lastre para los comercios y trabajadores alteanos” y aseguró que luchará “para que el Ayuntamiento se convierta en el verdadero motor que impulse la reactivación económica, social y política de nuestro pueblo”. El Plan recoge todo un paquete de iniciativas centradas en la reducción del gasto, con el ajuste de la plantilla municipal, la eliminación de alquileres, el cierre de algunos edificios públicos, la agrupación de departamentos administrativos y la asunción por gestión directa de la limpieza viaria y de edificios públicos.

Por otro lado, se aumentarán los ingresos por la revisión de ordenanzas ligadas a la prestación de determinados servicios voluntarios como son el Conservatorio o las Escuelas Municipales Deportivas y el arrendamiento de las instalaciones municipales. En este sentido, cabe recordar que en el pleno del pasado 22 de diciembre, se aprobó la modificación de la ordenanza sobre el precio público por alquiler de instalaciones municipales, que databa del año 2006, y se ampliaba su oferta de cinco a doce instalaciones.

Gracias a todas estas medidas de ajuste en el gasto y el consiguiente aumento de credibilidad para las entidades financieras, el Ayuntamiento ha conseguido 900.000 euros del Instituto de Crédito Oficial (ICO). Con esta cantidad, se han pagado 834 facturas, correspondientes a 182 proveedores, la mayoría de ellos, alteanos. Buscando una Administración municipal mas dinámica, ágil y con capacidad para dar respuesta al ciudadano con un gasto ajustado se afronta la reagrupación de departamentos municipales, que supondrá un ahorro de 3.500.000 euros durante los 10 años de vigencia del Plan de Saneamiento.

Dicha reagrupación ha consistido en pasar de siete áreas de trabajo a tres: Área de Presidencia, Área Económica Administrativa y Área de Urbanismo. Fruto de ello se ha reubicado diferentes departamentos municipales, de manera que las dependencias de Urbanismo, Turismo, Comercio y Empleo se situarán en los espacios del Ayuntamiento. Por su parte, Educación, Cultura y Fiestas se ubicarán en las dependencias de Palau Altea y la Biblioteca de Altea La Vella pasará a ocupar un espacio en la Oficina Municipal de Altea La Vella, mientras que Radio Altea se desplazará al Centro Cultural Juvenil.

Con toda esta batería de medidas, el equipo de gobierno ha llevado la iniciativa, de cara a afrontar en Altea la delicada situación económica que va a atravesar todo el país durante el próximo año 2012 y así estar preparados para ayudar a los alteanos a superar este difícil periodo. De hecho, el recientemente investido Ministro de Economía, Luis de Guindos, ya ha advertido que España se encuentra en riesgo de recesión en los próximos meses.

En el transurso de estos seis meses cabe destacar la visita a Altea, respaldando la labor del equipo de gobierno, de destacados responsables de la Generalitat Valenciana, como consellers, secretarios autonómicos y directores generales. Recordar en este sentido la presencia en Altea de la consellera Portavoz y de Turismo, Cultura y Deporte, Lola Jhonson; el conseller de Educación, Formación y Empleo, José Císcar; el conseller de Justicia y Bienestar Social, Jorge Cabré; y la consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig.
B.V.

Fuente: Alteadiario