La semana pasada se conocía por los medios de comunicación la noticia de la aprobación por el Consejo de Ministros de la actuación prevista para la rehabilitación del Frente Litoral en Altea  

Esta es una buena noticia para los alteanos que, desgraciadamente, tiene una parte amarga y es que cada vez que se acerca un proceso electoral, el Partido Socialista se dedica a anunciar a bombo y platillo unas obras que nunca llegan, como ya ocurrió con las visitas y promesas de la Ministra Narbona, Leire Pajín o Herick Campos, en 2007,2008 y como ocurre esta vez con Zapatero y Andrés Ripoll en 2011.

 

            A pesar de lo positivo de la noticia, el interés electoralista de Andrés Ripoll y su equipo se pone de manifiesto una vez más al ser incapaces de dar detalles del proyecto. Se debería estar trabajando seriamente en los proyectos del Parking subterráneo que cubra la falta de plazas de aparcamiento que este proyecto produciría tal y como está redactado, así como en la solución a la eliminación del canto rodado de nuestras playas por grava de machaca. La imagen de Altea se puede ver gravemente perjudicada si a la decisión de sustituir el canto rodado de nuestro casco antiguo, este equipo de gobierno mantiene su intención de cambiar las piedras de nuestras playas por grava.

 

            Después de las distintas promesas electorales de los altos cargos socialistas, los alteanos hemos visto como hemos pasado de un proyecto de 25 millones a uno que contemplaba 17 y, ahora, a una inversión aprobada el pasado viernes de 16.500.000de euros.

 

            Una vez más, el interés electoral, la descoordinación con el gobierno central y la incongruencia de Andrés Ripoll provoca situaciones tan ilógicas como la producida la semana pasada en la que, mientras el Consejo de Ministros aprobaba una inversión para un período contemplado de 2012 a 2014, Andrés Ripoll anunciaba sin rubor que la sobras comenzarían este mismo año. 

 

Parece claro que el proyecto del Frente Litoral es un proyecto iniciado con el Partido Popular en el gobierno de Altea y en el gobierno central y que, desgraciadamente, no será una realidad, hasta que el Partido Popular pueda retomarlo y llevarlo adelante

 

PP ALTEA