ALTEADIARIO 29/12/2010

Los votos en contra de los concejales del Partido Popular y las abstenciones de BLOC y CIPAL impidieron, durante el Pleno del pasado jueves, que el alcalde de Altea, Andrés Ripoll, aumentara en un 60,03% las tasas de recogida de basuras, tal y como recogía el nuevo pliego de condiciones para la contrata, que lleva caducada desde julio de 2007. Un pliego de condiciones que pretendía sacar adelante el equipo de gobierno socialista, y que iba a suponer una nueva subida de impuestos para los alteanos.
 
En la misma sesión plenaria se aprobó declarar desierto el concurso de la contrata de Recogida de Basuras y Limpieza Viaria, que se había sacado adelante, en base al pliego de condiciones que se aprobó en el Pleno del pasado 28 de octubre. El pasado jueves el Pleno del Ayuntamiento tuvo que declarar desierto el concurso, dado que ninguna empresa se había presentado al mismo. Por ello, el concejal de Infraestructuras, Santiago Ronda, se vio en la obligación de elevar al Pleno la propuesta de un nuevo pliego de condiciones.
 
Los votos en contra del PP y las abstenciones de CIPAL y BLOC impidieron que Andrés Ripoll aprobara una nueva subida de impuestos
 
La nueva propuesta del equipo de gobierno socialista iba a suponer una nueva subida de impuestos a los alteanos ya que, tal y como denunció el concejal popular Domingo Berenguer, el nuevo pliego de condiciones recogía un aumento de las tasas de un 60,03%. Domingo Berenguer reiteró que, durante el Pleno del 28 de octubre, el PP ya adelantó que el pliego de condiciones aprobado por el PSOE “era inviable” y recordó que, en aquel momento, tanto Andrés Ripoll como Santiago Ronda aseguraron que se trataba “del mejor pliego y el más amplio de la Marina Baixa”. Berenguer también insistió en que el propio alcalde aseguró en aquel momento que la nueva contrata “no iba a suponer una subida de las tasas para los ciudadanos”. Algo que desmintió el concejal popular, ya que el pliego aprobado entonces por el equipo de gobierno socialista estaba supeditado a un aumento de las tasas.
 
En este sentido, el edil del PP insistió en que su grupo ya avanzó que, con aquel pliego de condiciones, “era prácticamente imposible llevar a cabo el servicio, y manifestamos que la forma de tramitar el expediente por parte del PSOE demostraba que sólo era para cumplir un mero trámite”. Berenguer también hizo hincapié en que el equipo de gobierno socialista “realizó una chapuza al excluir la eliminación de residuos del primer pliego, mediante decreto, y aún así, no se ha presentado ninguna empresa”.
 
Domingo Berenguer (PP) desmiente al alcalde de Altea, ya que Ripoll llegó a asegurar que la nueva contrata “no iba a suponer una subida de las tasas para los ciudadanos”
 
Fue en este punto cuando el concejal del PP reiteró que Andrés Ripoll llegó a declarar ante los medios de comunicación que “una empresa había estado dudando si presentarse”. Por ello, Berenguer puso de manifiesto que existe “una sombra de dudas sobre qué interés les mueve y qué presión ha ejercido dicha empresa”.
 
Pero, lo más sorprendente, es que el nuevo pliego llevado por el PSOE al Pleno del jueves, carecía de un estudio de las deficiencias del pliego anterior. Berenguer explicó que en este nuevo pliego tampoco se estudiaban las posibilidades de mancomunar servicios, ni las necesidades actuales, ni se ha realizado un estudio de la limpieza de las urbanizaciones.
 
Baltasar Ripoll (Bloc): “El PSOE está actuando en solitario, de manera autista, y sólo se acuerda de las basuras a cinco meses de las elecciones”
 
Por su parte, el portavoz del Bloc, Baltasar Ripoll, coincidió con el PP al asegurar que ese nuevo pliego de condiciones elaborado por el PSOE “tan sólo es un brindis al sol y una manera de cubrir el expediente, porque parece que el PSOE, actuando en solitario y de manera autista, sólo se acuerda de las basuras a cinco meses de las elecciones”. Baltasar Ripoll lamentó que “el resultado de todo este proceso no ha podido ser más negativo, dada la nula información que se ha ofrecido al resto de grupos políticos, y el hecho de que el concurso haya quedado desierto”. Para el portavoz del Bloc, todos estos hechos demuestran que “el PSOE es incapaz de gobernar, a pesar de contar con tantos asesores”.