ALTEADIARIO 03/11/2010

El Pleno del pasado jueves aprobó por unanimidad rebajar al 0,65% el tipo impositivo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), como medida correctora para paliar la desmesurada subida de impuestos que ocasionó la revisión catastral solicitada por Andrés Ripoll el año pasado, más conocida como el ‘Catastrazo’. Sin embargo, durante el Pleno, el PSOE se opuso a la propuesta presentada por el Partido Popular para instar al Ministerio de Hacienda a revisar a la baja el ‘Catastrazo’.

Para ello, el Partido Popular presentó una enmienda adicional a la modificación de la Ordenanza Reguladora del Impuesto de Bienes Inmuebles. El concejal del PP Miguel Ortiz manifestó que el Grupo Popular “está totalmente a favor de la propuesta del equipo de gobierno, porque han rectificado y con esta rebaja se va a beneficiar el pueblo de Altea”, y añadió que “bajar el tipo impositivo del IBI es un paso necesario, pero es una medida absolutamente insuficiente”. Por ello, explicó que la enmienda presentada por el PP recogía que el Ayuntamiento de Altea “instara al Ministerio de Economía y Hacienda para que proceda a realizar con carácter urgente una REVISIóN A LA BAJA de los valores catastrales del municipio, hasta que no se proceda por el Ministerio de Economía y Hacienda a la anulación de la última revisión catastral”. Cabe recordar que el alcalde de Altea, Andrés Ripoll, ha incumplido el acuerdo plenario de noviembre de 2009,adoptado con los votos del PP, Bloc y la concejala independiente Paca Sevila,que le obliga a paralizar el ‘Catastrazo’ .
 
Asimismo, Miguel Ortiz insistió en que desde que Andrés Ripoll gobierna el Ayuntamiento de Altea el IBI ha subido un 21%” y destacó que en el año 2009 una casa valía 32.000 euros (valor catastral), y en 2010, por culpa del ‘Catastrazo’ pasa a valer 99.000 euros, tres veces más”. El edil popular reiteró que la bajada al 0,65% no soluciona el problema ya que el acuerdo que adoptó el equipo de gobierno socialista decía que, durante los próximos diez años, cada año subiría un 20%, hasta el 2019, “y tan sólo nos quedan dos años más para poder ir reduciendo la tasa porque cuando lleguemos al tipo mínimo permitido por la Ley, el 0,4%, ya no se podrá seguir reduciendo, y en los últimos cinco años subirá un 20%, de forma indiscriminada”. La enmienda adicional del PP también recordaba que el ‘Catastrazo’ salió adelante con los votos favorables del PSOE, Cipal y Bloc, los votos en contra del PP y la abstención de Paca Sevila. El texto del PP reiteraba que, entre los argumentos utilizados por los responsables políticos del ‘Catastrazo’, se llegó a decir que “la revisión catastral obedecía a razones de justicia social e impositiva, de manera que dicha revisión sólo afectaría a los propietarios de viviendas de lujo, o que no iba a suponer una subida masiva de impuestos”. Falsedades que el tiempo ha puesto en evidencia, por lo que, para el PP, la única solución realista al problema generado por Andrés Ripoll con el ‘Catastrazo’ es anularlo. La enmienda del PP también hacía referencia al carácter arbitrario, desproporcionado y abusivo que ha supuesto multiplicar por tres el valor catastral de nuestros inmuebles”. En la propuesta del PP se hacía hincapié en que los nuevos valores catastrales no sólo afectan al IBI, sino a otros impuestos de competencia autonómica y estatal, como el Impuesto sobre la Renta, el de Trasmisiones Patrimoniales o el Impuesto de Sucesiones. B.V.